Fundación Bodas de Isabel

 

 

    Inicio

 

¿Talla XXL?

El arzobispo que lideró una batalla: Navas de Tolosa

 

El Joven Diego habría acompañado a las huestes aragonesas que acudían al llamamiento de la Cruzada. Tras la pertinente misa y confesión de la última noche, la estrategia de la ofensiva estaba definida y los guerreros se enfrentarían a una de las batallas más decisivas en la historia del occidente cristiano.

Las tropas aragonesas y las navarras no eran tan numerosas como las del resto pero si más selectas y especializadas. De este modo el rey de Aragón con sus gentes ocuparían el ala izquierda en el campo y el de Navarra con los suyos, la derecha. Su misión: detener y derrotar a la temible caballería almohade. Al día de hoy, todavía aparecen puntas de flechas, huesos y otros restos entre los campos de labor.

Así, en las Navas de Tolosa, el 16 de Julio de 1212 por la mañana, el Arzobispo de Toledo Rodrigo Ximénez de Rada, había dado las bendiciones.  A la orden de  Alfonso, rey de Castila, los guerreros se lanzaban al ataque con el nombre de Cristo en los labios, en una de las batallas más cruentas sucedidas en suelo peninsular.

Diego habría visto cómo el Arzobispo, en el momento más decisivo, decide junto al rey castellano arremeter con todas sus fuerzas en la zona central para romper las líneas enemigas. Este ministro de Dios, inteligente y poderoso en los terrenos del espíritu, había de ser también una fuerza de la naturaleza en las lides de la guerra.

Nos resulta extraño imaginar a un hombre se semejante estatus enarbolando como agente activo y decisivo el resultado de la contienda. Protegido con su gambesón, cota de malla, túnica, almófar y quizá algún símbolo de su ministerio, habría de tener una presencia imponente.

Pero nos gustaría poder imaginarlo con datos un poco más... científicos. ¿Sería más bien alto? ¿bajito? ¿ delgado o grueso

Podemos acercarnos al cálculo de su envergadura. Y estamos sobre la pista.

 Uno de los pocos ajuares funerarios del siglo XIII que ha llegado hasta hoy es, justamente, el de la tumba del Arzobispo de Toledo y hemos tenido el privilegio de acceder a sus restos y estudio de los mismos.

El trabajo de restauración se centró en los elementos aparecidos junto al ceniciento y consumido cuerpo del arzobispo. Esto es: camisa corta, camisa mediana, túnica, alba, dalmática, casulla, almohadón, amito, bolsa relicario, calzas, tibialas, alcorques, cíngulo, guantes, estola, mitra, cubrecaliz, palio, sudario y pañuelo de mortaja.

Sin embargo, los datos más interesantes para lo que nos ocupa en este artículo son las medidas de las  prendas.

Teniendo en cuenta que la restauración siempre va a perder centímetros por la desintegración de la tela, deformación de material etc., nos encontramos con ropas que hablan de una persona de gran envergadura.

Con esto y un poquito más podemos imaginar el aspecto que Ximénez de Rada, con atuendo guerrero, a lomos de su caballo y arremetiendo contra las tropas sarracenas, podía ofrecer a un joven turolense que participara en aquella batalla.

Dejo que tanto los aficionados a la costura,  como curiosos en general hagan el cálculo de la talla.

 

C:\Documents and Settings\qalin\Configuración local\Archivos temporales de Internet\Content.Word\alba después de.jpg

Alba. 222 cm de largo, 177 cm. de ancho.

C:\Documents and Settings\qalin\Configuración local\Archivos temporales de Internet\Content.Word\dalmática despues de.jpg

Dalmática. 141 cm. Largo,  212 cm. Ancho.

C:\Documents and Settings\qalin\Configuración local\Archivos temporales de Internet\Content.Word\detalles y despues de.jpg

Túnica. 141 cm. Largo.

 

C:\Documents and Settings\qalin\Configuración local\Archivos temporales de Internet\Content.Word\cam mediana después de.jpg

Camisa mediana. Largo 165 cm., ancho  135 cm.

C:\Documents and Settings\qalin\Configuración local\Archivos temporales de Internet\Content.Word\tibialas después de.jpg                    C:\Documents and Settings\qalin\Configuración local\Archivos temporales de Internet\Content.Word\alcorques antes de.jpg                

Tibialas. Alto 60 cm., pie 40 cm.                        Alcorque antes de restaurar.

 

 

Momia del Arzobispo de Toledo, Rodrigo Ximénez de Rada ( 1170- 1247)

Las fotos reflejan el aspecto que presentan las prendas una vez restauradas, excepto el alcorque, que podemos contemplar antes de su recuperación.

 

Raquel Martín. Especialista en indumentaria medieval

 

(c) Raquel Esteban. Prohibida la reproducción total o parcial sin su autorización expresa.


Web oficial de la Fundación  'Bodas de Isabel de Segura'. Idea y  dirección Raquel Esteban - Teruel
Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa.