Fundación Bodas de Isabel

 

 

    Inicio

 

Instrumentos musicales de cuerda. "Organistrum" y "zanfoña"

 

Uno de los instrumentos musicales de cuerda esculpidos en los pórticos de iglesias y catedrales en la España Medieval es el “organistrum”. Este instrumento musical incorpora un mecanismo diferenciador respecto al resto de los cordófonos: una manivela y una rueda, además de un plumier con teclas.

La representación más importante es la tallada en el Pórtico de la Gloria en Santiago de Compostela.

 

Ilustración1.- Pórtico de la Gloria, Santiago de Compostela, La Coruña, s. XII. Músicos tocando el “organistrum”.

Generalmente, los pórticos medievales representan acontecimientos bíblicos tallados en  piedra. Las arquivoltas dedicadas a la música recogen la descripción de los ancianos músicos del Apocalipsis de San Juan. Allí aparece representado el “organistrum”. Era un cordófono, es decir, un instrumento musical de cuerdas, que se tocaba haciendo girar una rueda por medio de una manivela. Al accionar la manivela, la rueda, impregnada en resina en polvo, hace vibrar las cuerdas que, protegidas con algodón, nos proporcionan el sonido del instrumento. Por su  tamaño y complejidad era necesaria la presencia de dos músicos para interpretar las melodías, que en la mayoría de la iconografía estudiada, son figuras sedentes, es decir, sentadas con el instrumento apoyado sobre sus piernas. Uno de los dos músicos tenía como misión girar el manubrio para accionar la rueda de madera y así producir el sonido y el ritmo, mientras que el otro músico accionaba el teclado con ambas manos, aunque con el paso de los siglos el instrumento evoluciona para ser tocado por una sola persona: la “zanfoña”.

 

Ilustración2.- Cuadro de Ramón Bayeu (1746-1793) "El ciego músico" en el Museo del Prado,  Madrid.

 

Todos los “organistra” tienen en común la rueda, pero el elemento que los hace poseer propiedades diferentes es el plumier, donde va alojado el teclado. En las representaciones del “organistrum” se dan cuatro posibilidades distintas en la ejecución musical:

 

La primera  resulta al tirar del teclado hacia fuera

La segunda, al empujar el teclado hacia el interior del plumier con las manos sobre éste último.

La tercera, presionando el teclado hacia el interior del plumier, pero desde el lado opuesto al anterior, a modo del teclado de la “zanfoña”.

 

Ilustración 3.-Tríptico del Monasterio de Piedra, Zaragoza. Actualmente en la Real Academia de la Historia, Madrid. S. XIV.

Y por último, al apoyar la mano directamente sobre las cuerdas, sin plumier ni teclado.

Además de la representación más famosa de “organistrum” del Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela, cabe destacar las siguientes:

 

El Pórtico de San Miguel de Estella, Navarra, (s. XII).

El Pórtico de Santo Domingo de Soria, (s. XII).

El Pórtico de la Iglesia de Ahedo de Butrón, Burgos, (s. XII).

La miniatura de las Cantigas de Alfonso X “El Sabio”, (s. XIII).

El Pórtico de la iglesia de La Hiniesta, Zamora

El Tríptico del Monasterio de Piedra, de Zaragoza, (s. XIV) actualmente en la Academia de la Historia, Madrid.

 

Ilustración 4.- Detalle del teclado del “organistrum” con las notas musicales pintadas.

  

Ilustración5.- Pórtico de Santo Domingo, Soria, s. XII. Vista parcial. La arquivolta primera es la dedicada a los ancianos músicos.

Autor: Antonio Poves Oliván

Doctor en Bellas Artes por la UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE VALENCIA con la tesis:

Iconología del “organistrum” en el arte medieval español. Su reconstrucción.

Profesor y “luthier” participante en las ferias de constructores de instrumentos más importantes: Saint-Chartier (Francia) y Boltaña (España)

web: www.organistrum.com

 

(c) Raquel Esteban. Prohibida la reproducción total o parcial sin su autorización expresa.


Web oficial de la Fundación  'Bodas de Isabel de Segura'. Idea y  dirección Raquel Esteban - Teruel
Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa.