Fundación Bodas de Isabel

 

 

    Inicio

 

D i e g o   e n   p a r i h u e l a s

Santiago Pastor tenía que hacerse el muerto; no podía ver, pero podía oír desde su cómoda atalaya. Y esto es lo llegaba a sus oídos:

 

–– ¡Vamos!, todos a la vez. ¡Hiuuuup!,  este Diego pesa más que el del año pasado.

–– Cuando te canses me lo dices.

–– Vale, vale, tranquilo.

–– Empezamos ya;  a partir de ahora absoluto silencio.

          (Tras unos momentos de pasos vacilantes, de  vaivenes anárquicos e inquietantes,  conseguimos un  ritmo pausado, regular, un medido balanceo)

–– Mamá, ¿no esta muerto verdad?, ¿verdad?

–– No, solo esta dormido.

          (Murmullos indescifrables, bisbiseos) 

–– Menuda siesta de carnero que se esta pegando.

––Yo le cambiaba el puesto; dos horas aquí esperando…

–– ¡Chiiist!, un respeto al difunto.

            (El sol sale de entre las nubes, se posa sobre mi nariz y flirtea  con ella; peligro inminente de estornudo…  ¡Uf!; consigo sofocarlo)

–– ¿Y la Isabel?

–– La Isabel aún no se ha muerto. Se estará peinando.

–– ¡Ehh!, Santi, Santi;  Un saludo pa’ los del pueblo.

–– ¡Chiiisst!

–– Van muy despacio, ¿no?

            (Suspiros entrecortados, ritmo pausado, regular, medido balanceo)  

–– ¿Ya está?,  ¿esto es todo?

–– No; luego vienen con la Isabel.

          (Amasijo de voces, cierta algarabía, huele a cuero, a espliego, a pan candeal  recién horneado)

––¿Este?, a siete; esos a cinco y aquellos a tres.

––Un poco caros.

            (Leves murmullos, cada vez más apagados, susurros imperceptibles)

––Cuidado con el escalón; ponedlo ahí. No, ahí. Ahí esta bien.

            (Silencio nervioso ,   murmullos  de fondo)

––¡Esa!, ¡esa es! La que esta subiendo.¡Miralaaaa!

            (Silencio expectante)

           (­––Soy besado, un cuerpo cae lánguido sobre mi pecho––)

––¡OOOHHHHHHHHH!

            (Rompen nutridos  aplausos,  cerrada ovación)

            (Trajín de gentes próximas, sollozos oprimidos, ajetreos, cierta confusión)

            (Otra vez en volandas, respetuoso silencio, ritmo pausado, regular, medido balanceo)

––Mira, ahora vuelve acompañado.

­­­––Pobrecicos.

––¿On van ara?, ¿els  portan al cementiri?

–– Los llevan al Mausoleo de los Amantes, junto a la Iglesia de San Pedro.

            (Susurros, bisbiseos, comentarios musitados, mucosidades succionadas,)

––Ahora mucho cuidado con las escaleras, la camilla plana, eso es.

––“…y los enterraron juntos pues la muerte así quisiera…”

            (Aplausos encendidos)

––¡Ya está!, ¡podéis levantaros! ¡Enhorabuena!, salid a saludar.

 

Volver

(c) Raquel Esteban. Prohibida la reproducción total o parcial sin su autorización expresa.


Web oficial de la Fundación  'Bodas de Isabel de Segura'. Idea y  dirección Raquel Esteban - Teruel
Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa.